COVID19. Femaden denuncia la grave situación que están viviendo las residencias y SAD de personas con discapacidad por enfermedad neurológica, sin material para proteger a sus trabajadores y poniendo en riesgo al resto de usuarios no contagiados

ayuda urgente para personas con discapacidad

NOTA DE PRENSA

COVID19. Femaden denuncia la grave situación que están viviendo las residencias y SAD de personas con discapacidad por enfermedad neurológica, sin material para proteger a sus trabajadores y poniendo en riesgo al resto de usuarios no contagiados por COVID19

  • “No tenemos EPIs, ni protocolos clínicos, ni equipos para atender a estas personas”, declara Mayte Gallego Ergueta, presidenta de Femaden.
  • La Orden SND/265/2020 de actuación en residencias llega tarde.
  • Femaden exige la desinfección de las residencias de personas con discapacidad por enfermedad neurológica, tal y como se está haciendo con las de mayores.

Madrid, 22 de marzo de 2020. La Federación madrileña de enfermedades neurológicas Femaden denuncia la situación que están viviendo las personas con enfermedades neurológicas en la crisis sanitaria provocada por el COVID19. Pese a que las residencias no son centros hospitalarios, las personas residentes con COVID19 continúan en ellas, a cargo de personal sin equipos de protección que garanticen su seguridad ni medios técnicos para su tratamiento.

“Las personas con discapacidad derivada de enfermedades neurológicas merecemos el mismo cuidado ante el #COVID19. Llevamos días implantando medidas como podemos las asociaciones solas, sin que nadie nos ayude, con fallecimientos, positivos en los centros y trabajadores de baja. La Orden SND/265/2020 llega tarde, es una vergüenza”, denuncia Mayte Gallego Ergueta, presidenta de Femaden.

Ante la situación de grave desprotección de sus trabajadores y residentes no contagiados por COVID19, Femaden exige al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que provea a las residencias y Servicios de Ayuda a Domicilio (SAD) de personas con discapacidad por enfermedad neurológica de los pertinentes EPIs y test de diagnóstico para evitar que el virus se extienda entre el personal y el resto de residentes, personas que tienen los mismos derechos que el resto de la ciudadanía. Además, añade Gallego, “es de extremada urgencia la desinfección de nuestros centros, tal y como se ha comenzado a hacer con las residencias de personas mayores, y que se haga a todo el personal la prueba diagnóstica para garantizar su salud y pertinente aislamiento”.

“No estamos protegiendo a los que nos protegen”, señala Gallego, que apunta que las residencias tienen médicos, enfermeros, auxiliares y celadores que desempeñan cuidados de mantenimiento pero no cuentan con unidades de cuidados intensivos ni uvis, lo que imposibilita atender a los residentes que han contraído el virus COVID19 y lo necesiten.

 

Deja tu comentario